San Pedro, protector de las gentes del mar

Por: Pablo José Villoch Bayod

Desde tiempo inmemorial, cada 29 de junio se celebra el día de San Pedro, Patrono de pescadores y protector de las gentes del mar. En este día tan significativo, quisiera compartir un homenaje personal a quienes se dedican a este noble y sacrificado oficio.

Vengo de familia de pescadores. Nací en el País Vasco, donde las más importantes celebraciones familiares eran en torno a la mesa, comiendo pescado, siempre servido con alguna salsa de la deliciosa gastronomía vasca. Viví y crecí en Getxo, una localidad junto al mar, surgida a partir de un pequeño poblado de pescadores llamado hoy el Puerto Viejo. En las fiestas tradicionales del pueblo, todos los niños y niñas nos vestíamos con el atuendo típico de “arrantzale” -palabra en euskera que significa pescador-, con txapela (boina) negra, blusón y pantalón azul oscuro, albarcas y un pañuelo de cuadros. En aquellas fiestas del Puerto Viejo, gané una vez un concurso de dibujo infantil, con un colorido dibujo sobre cómo imaginaba el fondo marino con las especies que aprendía en los documentales de Jacques Cousteau, que solía contemplar absorto junto a mis hermanos mayores cada semana.

Desde pequeño escuché historias sobre mis antepasados pescadores provenientes de Blanes, en la Costa Brava de Cataluña, que emigraron a Galicia y se asentaron en la Puebla del Caramiñal, la Ría Baja de Arosa, donde prosperó un pequeño negocio familiar de conservas artesanales de marisco, en los orígenes de la industria conservera gallega. Crecí entre historias de playas nombradas con nuestro apellido y de tíos de mi abuelo que fletaron barcos a Cuba y sobrevivieron a naufragios y tempestades.

Por eso, la celebración de San Pedro resulta especialmente significativa para mí y gatilla innumerables recuerdos. Hoy también me vienen recuerdos de otros pescadores que he ido conociendo en mis viajes y proyectos. Recuerdo las coloridas embarcaciones artesanales de Bali, el aroma del ceviche en los puertos de Mazatlán y Veracruz en México, el caballero que recolectaba huiro en el Parque Nacional Pan de Azúcar, aquellos que nos llevaron a observar delfines en Chañaral de Aceituno y en Punta de Choros. Vienen recuerdos de largas conversas nocturnas regadas con un buen navega´o en Lebu, compras de pescado en las caletas de Horcón o en Guanaqueros, y el último taller de liderazgo que facilité en el marco programa de formación de guías para el avistamiento sustentable de cetáceos con pescadores de Quintay.

Buscando dimensionar la realidad social de las personas dedicadas a la pesca artesanal en Chile, encontré algunas cifras sorprendentes. En Chile un total de 91.436 personas se encuentran registradas como pescadores/as artesanales en el registro de SERNAPESCA (2019). Esto equivale prácticamente a dos Estadios Nacionales repletos. De ellas el 76% (69.373) son hombres y el 24% (22.063) mujeres. Las estadísticas oficiales del Registro Pesquero Artesanal del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura muestran que la población dedicada a este oficio se organiza en torno a 1.641 organizaciones registradas, que cuentan con 12.750 embarcaciones, considerando 467 caletas oficializadas. Durante el período 2015-2019 se registra un total de 569 Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB) en funcionamiento, a cargo de 383 organizaciones de pescadores/as artesanales. Sin embargo, estas cifras no deben esconder el rostro humano y la riqueza cultural que representan.

Desde la perspectiva patrimonial, los “bailes chinos”, expresiones locales de devoción popular que se celebran en numerosas caletas con ocasión del onomástico de San Pedro, han sido reconocidos como patrimonio cultural inmaterial en el Sistema de Información de Gestión Patrimonial, e incluidos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Chile, que tantas veces vive de espaldas al mar, y también dando la espalda a la montaña, quizás mirándose demasiado el ombligo de la ciudad y, últimamente, hipnotizado por múltiples pantallas, haría bien en reconocer y valorar los verdaderos tesoros humanos escondidos en sus gentes del mar.

Fuentes:

http://www.sernapesca.cl/sites/default/files/3.1_mujeres_y_hombres_en_el_sector_pesquero_yacuicultor_2019.pdf
https://www.ine.cl/docs/default-source/censo-pesquero-y-acuicola/publicaciones-y-anuarios/documentos/censo_pesquero_presentacion_resultados.pdf
http://www.subpesca.cl/portal/618/articles-103742_recurso_1.pdf
http://www.sigpa.cl/ficha-elemento/bailes-chinos
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x